BIPOLARIDAD, VÍNCULOS RELACIONALES Y FELICIDAD

 

05

Desde que era una renacuaja, siempre me ha llamado la atención el origen de las cosas, y más concrétamente el origen de las enfermedades. Y mira tú lo caprichosa que es la vida, que a los 25 años me diagnostican de una depresión grave, y a los pocos años de ese diagnóstico,  me sentencian con el diagnóstico del trastorno bipolar. El trastorno bipolar, es  uno de los trastornos mentales graves que duplica la tasa de mortalidad a la del resto de la población. Esto es así no solo porque las personas que padecen el diagnóstico se suicidan más, sino porque presentan en general, un peor estado de salud física. Así que esas ansias que tenía de pequeña, se ven incrementadas por querer conseguir la tan ansiada estabilidad emocional en la bipolaridad, considerada el trastorno de las emociones del siglo XXI.

Quiero poner mi granito de arena, como sanitaria, pero principalmente  como persona que padece el trastorno desde hace 13 años y que no ha dejado de buscar herramientas para encontrar la felicidad, tocando multitud de puertas y recurriendo a de todo tipo de terapias.

Asumir el veredicto y el hecho de que las crisis podrían resurgir, no ha sido una tarea sencilla. Aquí en occidente, es un trastorno  crónico y en muchas ocasiones cíclico. Yo me  he negado a mi misma durante  mucho tiempo que padecía dicho trastorno; no es nada fácil aceptarlo e integrar los síntomas y las limitaciones en el día a día. Así como un problema físico es tangible y visible tanto a ojos del paciente como del terapeuta, las limitaciones con las que nos enfrentamos las personas diagnosticadas por  trastornos mentales graves son difíciles de trazar, de integrar y por lo tanto de poder superar. El primer paso como bien he citado anteriormente, es asumir el veredicto y no resistirse ni lucha contra el trastorno. Esto es clave, ya que la lucha y el evitar la aparición de  los síntomas no es el camino para la tan deseada felicidad.

He rescatado la visión que tiene Eduardo H. Grecco sobre lo que él considera una de las llaves hacia la curación, y esta llave serían los vínculos.  El  admirable terapeuta  Argentino Eduardo H. Grecco, también diagnosticado de bipolaridad, comenta que los vínculos  son la llave maestra de nuestra estabilidad. Comenzando por la relación terapeuta paciente y terminando con la relación de tu jefe si es que lo tienes, pasando por tus padres,  pareja, amigos y demás seres humanos con los que te vas a cruzar a lo largo de tu vida.

Sus palabras, me han ayudado y me continúan ayudando actualmente en mi evolución personal y sentido de vida, mi trabajo consciente con mi grupo de terapeutas.

Y dice así:

“Que es un vínculo?”

“Así como el cuerpo es el pivote de la existencia, los vínculos son la llave de la evolución. Fuimos concebidos, nacimos y vivimos en relación porque existir es siempre coexistir. Con la luz, con el aire, con los seres, vivir es convivir en compañía. 

Cuando comprendemos que todos los encuentros tienen un sentido, “que todo casual encuentro es una cita”, que no hay relaciones insignificantes, que siempre hay un motivo por el cual las relaciones se hacen y se deshacen, nos encontramos entonces con la dimensión del alma humana. ¿Cuál es la razón para que estemos juntos? ¿Cuál es la razón para que nos separemos? ¿ Por qué nos encontramos? ¿Por qué nos desencontramos? Quién puede dar una razón cierta? En todo caso, la única certidumbre es que habitamos en las relaciones y que ellas son la sal de la vida.

En muchos casos las relaciones son las que nos enferman, pero también las que nos sanan. Ellas nos nutren, nos cobijan, nos sostienen, nos protegen, nos hieren, nos lastiman, nos curan y nos van haciendo descubrir el mundo emocional.

Comprender que todas las emociones poseen un sentido nos coloca en la perspectiva de considerarlas no como un obstáculo o una interferencia sino como un motor esencial de la vida.”

 

Constrúyete a medida tu propia realidad. La gente que no padece el trastorno le cuesta entender de las personas con bipolaridad, que la realidad no es algo que nos suceda, sino algo que nosotros construimos a cada paso de nuestras vidas. Y para recuperarnos de un trastorno como la manía o la depresión, uno debe aprender a construirse una realidad mejor y a agarrarse a ella aunque la fuerza de los propios sentimientos te empuje a volcarla.

El tiempo es limitado y solo tenemos una vida. Es imprescindible realizar cada cierto tiempo un análisis de prioridades y valores para ajustar la realidad que generas día tras día. Este análisis se realiza en las fases de equilibrio emocional, ya que en las crisis no debemos tomar decisiones de las que podamos arrepentirnos durante toda la vida. Es importantísimo tener una agenda organizada en base a la distribución de tu tiempo  y un blog de notas donde apuntar como te has sentido a lo largo de cada día. Dirige cada minuto de tu vida.

No se ha encontrado un tratamiento totalmente efectivo que cure para siempre el trastorno bipolar, sin embargo, se puede mantener a raya en la mayoría de los casos, con ayuda del litio y el autoconocimiento que se consigue con psicoeducación y otras terapias complementarias a la farmacología, de las cuales os iré informando según vayamos avanzando con el blog.

A pesar de no tener todavía controladas al 100% las crisis, cada día soy más consciente y las cogemos más a tiempo. Digo las cogemos, ya que los primeros destellos de lo que va a ser una crisis muchas de las veces es más consciente el entorno que tú mismo… así es la mente.

Así que te puedes quedar con la idea de que nos vamos conociendo y conociendo nuestras emociones al interactuar con el entorno y las personas que nos rodean.

Comentario del dibujo:

Como bien nos viene a ilustrar Julen en este dibujo, el “las personas son un  nudo de relaciones” y ellas, las relaciones, son la sal de la vida. Tambiéen la forma del nudo nos recuerda al infinito, ya que es a través de estas relaciones que podemos avanzar hacia la trascendencia de nuestra visión tangible de las cosas. Es al compartir la percepción de nuestra realidad con nuestros semejantes que podemos tener esa experiencia de conectar con el infinito. 

Os animo a dejar vuestro comentario.

Con esta reflexión me despido hasta el siguiente post.

Naro Wiernicki

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s